Menu
19.04.2015

Tipos de baterías para placas solares, ¿en qué se diferencian?

Tipos de baterías para placas solares, ¿en qué se diferencian?

Por lo general, las baterías más usadas son las de electrolito líquido, pero hay otras que son llamadas "baterías secas". Esto es porque los iones no se encuentran fluyendo libres, si no que están inmovilizados. Tienen como gran ventaja que en el transcurso de su funcionamiento no emanan gases nocivos al exterior, así que no existe peligro de corrosión.

Hay dos maneras de inmovilizar el electrolito. La primera es volviéndolo gelatina añadiéndole un compuesto de silicona, o las llamadas baterías de GEL. La segunda es usando un separador -es decir, un elemento que separe las placas positivas de las negativas- de fibra de vidrio con mucha capacidad de absorción, que se impregne del electrolito líquido. Así tendríamos las baterías AGM (Absorbed Glass Mat). Éstas últimas tienen las ventajas de las baterías de GEL a un precio ligeramente más económico:

-Se transportar tumbada y no habrá filtración

-Son valvo-reguladas, es decir, contienen unos tapones de jebe que hermetizan las celdas que, en caso de excesiva gasificación (algo normal en el funcionamiento), son abiertas para liberar la presión interna.

-Tiene capacidad de recombinación, esto es, se abastece de su propia agua.

Sin embargo, hay que tener cuidado con las recargas. Si hay demasiada corriente, se gasifican demasiado y pueden hincharse y deformarse, volviéndose así inútiles. Se recomienda iniciar la carga con un valor de 1/10 respecto a su capacidad total.

Por otro lado, también aplicables a la energía solar, están las baterías de ciclo profundo o Deep cycle , es decir, soportan descargas continuas de hasta un 80% sin que ello afecte a su vida útil. En el siguiente post hablaremos de ellas.

Ver baterías AGM

Ver baterías GEL

Ver baterías estacionarias de GEL

Dejar un mensaje